11/06/2023

La vida no es fácil, se tiene que navegar por ella, en ocasiones habrán tormentas que van a sorprender al hombre; y este viaja sin rumbo fijo. En esos momentos se puede perder la esperanza entrando el hombre en un estado de depresión. ¿Es posible que al navegar por la vida se puedan enfrentar esos días malos en donde todo parece perdido? Es posible y la respuesta está en la confianza. El libro de los Hechos nos narra un evento en la vida del Apóstol Pablo donde todo lo que le ocurre es malo, su vida y la de los que le acompañan está en peligro constante; en este pasaje se encuentran las herramientas que están a la disposición del hombre para encontrar confianza en medio de las tormentas. Las pruebas son necesarias para que podamos obtener paciencia que lleva al cristiano por el camino que conduce a la perfección que es parecernos más a Cristo (Santiago 1:2-4).

 La obediencia es nuestra decisión. Jesús indicó: “He aquí, os he dado los mandamientos; guardad, pues, mis mandamientos” Es así de sencillo. Resuélvanlo. Decidan ahora mismo obedecer con exactitud. No hay nada que aumente más la estabilidad espiritual, que nos dé mayor libertad para cumplir con la misión de la vida. (1Jn 5:3)  Pues este es el amor a Dios, que guardemos sus mandamientos; y sus mandamientos no son gravosos. Bendiciones