Antes de que los discípulos le hicieran a Jesús la pregunta anterior, tuvieron un serio choque de personalidades y un espíritu de rivalidad entre ellos. Esto tuvo lugar durante su viaje a través de Galilea (Marcos 9:30), y aparentemente alcanzó su punto culminante cuando entraron en Capernaum, donde revivió su esperanza equivocada de que Cristo establecería un reino mundano (Mateo 16:21; Lucas 4:19). Entonces, anticiparon que Cristo ahora nombraría a sus altos funcionarios (Mateo 14:22). Cristo enfatizó que aquellos que son verdaderamente “grandes” en el reino de los cielos, son los que son grandes en carácter, Sus verdaderos hijos son aquellos que creen en Él y caminan en Sus pasos (Mateo 18: 6). Cristo enseñó el valor de la humildad (Mateo 23: 8-12; Lucas 14:11; 18:14). Y definitivamente no pueden ser  los cristianos inmaduros que no están completamente santificados por la Palabra (1 Corintios 3: 1, 2; Efesios 4:15; Hebreos 5:13; 2 Pedro 3:18). Desafortunadamente, los discípulos no aprendieron la lección que Cristo había tratado de enseñarles. Aproximadamente seis meses después, Santiago y Juan, a través de su madre, le pidieron a Jesús la preeminencia en Su reino (Mateo 20:20).  La posición en el reino ocupó sus mentes, hasta el punto de olvidar lo que Jesús dijo de sus sufrimientos y muerte.