Es lo que nos permite tener una comprensión adecuada y hacer juicios sabios.  La diferencia principal entre los dos radica en la distinción de discernimiento que puede ayudarnos a descifrar lo correcto de lo incorrecto, la verdad de la falsedad.  el discernimiento es algo que todos debemos desear y que es necesario para ayudarnos a crecer en nuestra fe y evitar que seamos engañados. Hebreos 5:14.   Salomón,   pidió «discernimiento para gobernar a tu pueblo y para distinguir entre el bien y el mal.

1 Reyes 3: 9.   A Dios le agradó la petición de Salomón y le prometió: «… he aquí que te he dado corazón sabio y entendido [que discierne], tanto que no ha habido antes de ti otro como tú, ni después de ti se levantará otro como tú.1 Reyes 3:12. Pablo oró por el discernimiento para los creyentes:  Filipenses 1: 9–11.  El discernimiento es algo que debemos pedir y buscar si realmente deseamos vivir rectamente. Oseas 14: 9. Nuestras mentes humanas no pueden entender las Escrituras sin el discernimiento que viene del Espíritu Santo. 1 Corintios 2:14. Las Escrituras nos hacen sabios, pero esto no puede suceder a menos que tengamos el discernimiento para entenderlos.

2 Timoteo 3: 12–17. Hay sabiduría que necesitamos para nuestras vidas que se encuentra en la palabra de Dios. Hebreos 4:12.  El discernimiento es de crucial importancia para nuestras vidas como creyentes en Cristo, y con ello vienen grandes beneficios. Proverbios 3: 21–24