Reflexión Pastoral ( 28/01/2024 )

Dios es grande en misericordia, y no nos ha pagado conforme a nuestros pecados, si fuera así, ya estaríamos nosotros condenados, pero por su gran Amor , envió a su Hijo para pagar por nuestras rebeliones, y cancelo la deuda, por nuestras obras malas han ocasionado a su reino, y obra, por cuanto nos hemos apartado y revelado contra El, al hacer obras malas. En razón a su gran Amor, Dios nos regaló su Vida, porque estábamos ya muertos por nuestros delitos y  pecados, pues desde el principio El estableció, que la paga del pecado es la muerte, Romanos 6:23 pero nos ha dado la oportunidad para que nos arrepintámonos de esa maldad, Hechos 3:19 para comenzar de nuevo a vivir para El, sus amigos y no sus enemigos, pero debido a la dureza de nuestro corazón, por la contaminación del pecado, se ha establecido un día en que juzgará a todos y cada uno, de acuerdo con las obras que hayamos hecho, sean buenas o malas.  Salmos 62:11-12. Una vez habló Dios; Dos veces he oído esto: Que de Dios es el Poder, Y tuya, oh Señor, es la misericordia; Porque Tú Pagas A Cada uno conforme a su obra. Salmos. 103:8-11 Misericordioso y clemente es Jehová; lento para la ira, y grande en misericordia. No contenderá para siempre, ni para siempre guardará el enojo. No ha hecho con nosotros conforme a nuestras iniquidades, Ni nos ha pagado conforme a nuestros pecados. Porque como la altura de los cielos sobre la tierra, Engrandeció su misericordia sobre los que le temen.