Reflexión Pastoral (17/12/2023)

Cada vez que nuestros ojos espirituales intenten, y quieran ver a otro lado, Levantemos la mirada hacia el cielo fijando nuestros los ojos en Jesús (Hebreos 12,2).  En la actualidad los enemigos de nuestra alma intentan de una y mil maneras; para que nosotros alejemos la mirada de Jesús, el objetivo para que pongamos nuestra mirada y enfoque en otras cosas es para que vivamos una vida en derrotas, penumbras, pecado, oscuridad, porque eso es lo que hace el pecado, eso es lo que obtenemos cuando desviamos la mirada de Cristo. Esto otorga la luz necesaria para poder atravesar el desierto y llegar a la tierra prometida. Mírenlo a él y serán iluminados” (Salmo 34,5 ) si mantenemos nuestra mirada en aquel quien es el pasado, el presente y el futuro, nuestro camino tendrá un propósito claro; tal como lo indica el escritor de Proverbios, si seguimos los sabios consejos de la Palabra de Dios evitaremos caer en la trampa sexual (caps.5-7), aprenderemos a controlar nuestra lengua (Prov.12:17-22; 21:23), sabremos cómo llevarnos bien con personas complicadas (Prov.14:7; 15:1), entre muchas otras cosas que nos aconseja la escritura. La Palabra de Dios nos enseña y desafía a caminar por el camino recto y no desviarnos. No pongas tu mirada en el ahora y las circunstancias,  pon tu mirada en Jesús, Él no te defraudará